De Madrid al Cielo Sky Bar

Por fin, después de una larga espera, volvemos a disfrutar de un edificio emblemático de Madrid, el Edificio España, lugar donde ahora se encuentra el hotel Riu Plaza España.

Tiene 117 metros de altura y es el octavo más alto de Madrid. Su construcción inició en el año 1948 y fue inaugurado en el año 1953. Albergaba un hotel, apartamentos, oficinas y centro comercial, además de una terraza-jardín.

En 2012 cerró totalmente y en 2014 fue adquirido por Wang Jianlin, propietario de Wanda Group, poseedor también de un porcentaje del Atlético de Madrid, de ahí el nombre del estadio Wanda Metropolitano.

Pero mucho ojo con el remozado edificio. Se trata de un hotel de cuatro estrellas y 585 habitaciones cuyo precio de lanzamiento oscila entre los 129 € y los 1.229 € la suite presidencial. Además, cuenta con más de 5.000 m2 para la celebración de todo tipo de eventos distribuidos en 17 salas de reuniones. 

Pero para nosotros lo más llamativo de éste hotel es su increíble ático. Su nombre es De Madrid al Cielo Sky Bar y abrió al público la segunda semana de agosto. Sus vistas son más que sorprendentes y no solo ha pasado a ser la mejor terraza de 2019 sino quizás se encuentre en el top 3 de mejores áticos de la ciudad.

Para llegar a la terraza del Riu Plaza España hay que subir hasta la planta 26 en un veloz ascensor que tarda tan solo 26 segundos en llegar (en el ascensor no veréis la planta 13, ni tampoco hay habitación 13). Al bajar del ascensor accederéis a lo que próximamente será una discoteca que estará abierta desde las 22:00 h hasta las 3:00 h.

El primer impacto visual es cuando sin haber llegado a la azotea del hotel Riu Plaza España veáis a través de los cristales de la planta 26 el «puente colgante” o pasarela que seguro será la más famosa de Madrid y de España. Id hacia las escaleras más cercanas y subid hacia la planta 27 donde realmente se encuentra De Madrid al Cielo (para hacer las fotos de la pasarela podéis hacerla desde la planta 26 o la 28).

De Madrid al Cielo es una terraza con vistas 360 desde la que podéis ver todo Madrid y reconoceréis sus obras arquitectónicas más emblemáticas como el ayuntamiento, las cuatro torres, el Templo de Debod, la Plaza de España (podréis cotillear cómo van las reformas), el Palacio Real y todas las que os podréis imaginar.

Lo más impactante de la mejor terraza de 2019 es su pasarela. Si no tenéis vértigo y sois valientes, os atreveréis a pasar por ella. Es de cristal totalmente transparente y desde ella tendréis Madrid a vuestros pies. Por un lado, veréis la parte interior del hotel Riu Plaza España y por el otro veréis los coches pasar y una panorámica soñada de Madrid.

La terraza del Riu Plaza España, De Madrid al Cielo, tiene dos barras donde os podréis pedir las copas o cócteles que ofrecen en su carta o podéis pedirlos desde la mesa en la que os sentéis a disfrutar de las vistas.

Como podréis imaginaros los precios de las consumiciones no son populares, los refrescos cuestan 4 €, las cervezas desde 5 € al igual que una copa de vino, las copas desde 10 € y todos los cócteles cuestan 12€.

Entre su oferta gastronómica tienen ibéricos, quesos, una selección de conservas y raciones para compartir como ensaladilla, tartar de salmón, gildas de anchoa, burguers, samosas de centollo y degustación de croquetas. El abanico de precios se sitúa entre los 2,50 € y los 23 €.

Para subir el precio es de  5 € por persona antes de las 18:00 h y 10 euros a partir de las 18:00 h de los cuales, en ambos casos, se descontarán 5 € de la consumición que toméis en la azotea. No es necesario reservar para subir a la azotea aunque es preferible que subáis antes de las 19:00 h si no queréis hacer cola, porque controlan el aforo y cuando hay más de 400 personas arriba, limitan el acceso.

Hay un mirador con dos espacios un poco más reservados. Está en la planta 28 desde la que también podéis hacer un recorrido y sentir un poco más de privacidad.

Horario: de lunes a viernes de 10:00 h. a 2:00 h. Fines de semana y festivos de 11:00 h. a 2:00 h. (último paso a la 1:00 h.)

El efecto Ponzaning

Ponzaning: palabra que define la eclosión de una barriada, creado hace años por los restauradores de la zona para referirse a la acción de tomar el vermú, comer, cenar o beber en esta calle. “Hacer un ponzaning es una moda, una filosofía, compartir, beber, comer, reír…”

De esta manera podríamos definir el punto al que ha llegado el éxito sin precedentes de la calle Ponzano, la cual aglutina en poco menos de un kilómetro, la friolera de 72 bares, ocupando éstos uno de cada dos locales existentes en la calle.

Y es que desde que das el primer paso en la calle ya te empiezas a encontrar bares para todos los gustos, desde los más tradicionales a los más cool, desde las bebidas y comidas más simples a los platos más sofisticados, una increíble oferta adaptada a toda persona mayor de edad.

Es difícil establecer el momento exacto en el que Ponzano empezó a convertirse en un potente polo de atracción, pero Sudestada marcó un hito. En 2005, este restaurante abrió sus puertas en el 85 de Ponzano, una vía que contaba con tradición tabernera, pero fuera de las zonas más concurridas de la capital. Enseguida, se convirtió en un lugar imprescindible y muy recomendado.

En 2013, aterrizó en la vía la Academia de Despiece y su original Sala de Despiece (una mezcla de cena y masterclass de gastronomía). Dos años después abrió La Contraseña y en 2016 la calle se consolidó al convertirse en parte de las fiestas del Carmen (una tradición en el distrito que este año se celebran del 5 al 14 de julio).

Las tapas son quizás las grandes protagonistas en esta ya considerada «gastostreet«, de modo que nada como degustarlas en estos bares seleccionados y darle un gusto al paladar en estos restaurantes.

Es alucinante ver que encima, en algunos de ellos, los que están más de moda, se hacen colas para entrar, y eso que los precios distan mucho de ser populares, pero ya se sabe, antes muerto que sencillo.

Eso si, nosotros, como fieles defensores de aquellas Tabernas de antaño, seguimos disfrutando de bares como El Doble, El Bar Ponzano o la Taberna de Alipio Ramos.

Siendo sinceros y partiendo de que nosotros huimos de las aglomeraciones y de los sitios chips, os recomendamos que no perdáis de vista los bares y tabernas de la calle principal, Santa Engracia, son una pasada, no están tan masificados y existe una gran variedad de oferta gastronómica de primer nivel.

Terraza Hotel Índigo

No sé si coincidiréis conmigo pero Madrid se está convirtiendo en la capital de las azoteas y los áticos. Cada verano se incorporan nuevas aperturas a cuál más sofisticada y con ganas de sorprender al visitante.

Hoy nos vamos a subir al Skyline del Hotel Índigo, un lugar muy especial que además tiene como vecinos otros 3 áticos de lujo que podrás visitar si así te apeteciese.

El Hotel Índigo se encuentra muy céntrico, en la calle Silva, 6, entre Gran Vía y la plaza de Santo Domingo. Actualmente se encuentra en pleno proceso de renovación de espacios, cuenta con un lounge bar bastante interesante en el que confluyen diferentes espacios para comodidad del cliente.

A resaltar también su restaurante El Gato Canalla que sorprende gratamente en sus propuestas debido a que cuenta con tapas de buen gusto y comida fusión mexicana, italiana, japonesa, española…etc, eso sí, dejaros un hueco para el final porque os ofrecerán una Torrija de la Abuela que no podréis rechazar.

Pero como siempre, nos reservamos lo mejor para el final, en concreto en la planta 11, que es donde se encuentra el Skyline. Un lugar bastante recogido, tirando a sobrio, con una barra a la derecha y una terraza no muy grande que ocupa el resto del espacio.

Al salir a la parte más exterior de la terraza podrás contemplar muchos de los antiguos tejados de Madrid y podrás divisar las azoteas vecinas que te situarán perfectamente.

Curioso es ver que justo debajo de la terraza se encuentra una piscina de lo más original, rodeada de cristal que permite estar como si de un Spa se tratase pero con unas vistas excepcionales en un ambiente increíble. Lo malo, que la piscina es de uso exclusivo para los clientes del hotel.

De todos modos, no hay pena porque desde la barandilla del ático hay unas magníficas vistas de la Casa de Campo, lo que lógicamente nos lleva a deciros que el mejor momento para que podáis ir allí es al atardecer, porque las vistas son alucinantes.

En lo que a precios se refiere, se encuentra en la media de un ático de éste estilo, entre 4 y 6 € cerveza o refresco y próximo a los 10 € un cocktel.

Horario de la terrraza:

Domingo a jueves: de 10:30 h. a 1;00 am
Viernes y sábados : de 10:30 h. a 2:00 am