Ruta Jardín Campo del Moro

Y cuando todo el mundo pensó que iba a llover…no llovió y el premio del domingo fue inmenso, porque El Jardín del Campo del Moro nos recibió con sus mejores galas, las de un otoño que hemos disfrutado como pocos.

Los árboles nos brindaron un auténtico festín de hojas volando y posándose en un suelo que parecía una alfombra, los caminos nos llevaron a lugares de fantasía y las placitas nos recordaron a los cuentos de hadas.

Y es que cómo un lugar tan alucinante es tan poco conocido por los madrileños, de veras que es una lástima que no sepamos aprovecharnos más de las joyas que nos brinda nuestra ciudad…

Rincones de ensueño, lugares donde disfrutar viendo pasar el día, tranquilidad propia de una zona mucho más alejada del centro de la ciudad, un parque donde perderte es la mejor razón para volver.

Claro que ya que estábamos allí pues aprovechamos para dar una bonita sorpresa a nuestr@s ruter@s, nos internamos en la CASA DE CAMPO para conocerla desde dentro, desde sus orígenes, desde sus secretos y sobre todo, desde una belleza que resurge de un lugar inigualable.

De veras, la Casa de Campo es de esos parques que nunca llegaremos a apreciar en toda su dimensión, un Real Sitio durante más de 400 años que está al alcance de todo el que lo quiera visitar.

Vaya otoño de alucine que hemos tenido recorriendo los parques más preciosos de Madrid, desde luego que tod@s l@s que nos habéis acompañado habéis sido un@s verdaderos privilegiad@s

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *