La Fiesta de la Almudena

Ante la cercanía de una de las fiestas importantes de Madrid, en concreto la de su Patrona oficial, la Virgen de la Almudena (la Virgen de la Paloma es su Patrona popular), desde Rutas Alter Matrice queremos hacer un pequeño homenaje a todas las «Almudenas», y qué mejor manera que contando su historia y leyenda.

Cuentan que en el año 800, cuando los musulmanes conquistan el centro de la península, en un pequeño pueblo se encontraba la Virgen de la Vega, muy adorada por sus habitantes. Al ver el avance musulmán, y por miedo a que profanaran la figura de esta virgen, la escondieron en lugar seguro.

La leyenda del escondite de la virgen fue contada de generación en generación, hasta que, tres siglos después, el rey Alfonso VI conquistó Madrid y regresó el cristianismo.

Al oír la leyenda, el rey se puso manos a la obra en la búsqueda de la Virgen de la Vega. Tras numerosos esfuerzos sin ningún resultado, se organiza una plegaria recorriendo en procesión las calles de Mayrit durante varios días, y dicen que cuando ya se iba a abandonar la búsqueda, la noche de un 9 de noviembre de 1083 cayó un rayo en una de las paredes de la cuesta de la Vega y allí se descubrió la imagen de la virgen con cuatro velones encendidos.

A partir de ese momento paso a llamarse la Virgen de la Almudena, porque “Almudena” viene de almudín (al-mudy), que significa depósito de trigo, lugar donde se encontró la talla dentro del recinto árabe fortificado denominado «Al-Mudayna».

Durante más de 800 años estuvo en pie la Iglesia Mayor de la Virgen de la Almudena (llegó a ser la más antigua de Madrid), hasta que se mandó derruir a finales del siglo XIX para llevar a cabo las obras de la calle Bailén. 

Madrid era una de las pocas grandes capitales europeas que no tenía una catedral, por lo que se decidió construir una en honor a la Virgen de la Almudena.

Se empezó a construir en 1883 tomando como inspiración el gótico francés del siglo XIII, sumando elementos de las catedrales de Reims, Chartres y León.

La catedral se concibió como un templo votivo, erigido por el pueblo, pero los donativos resultaban insuficientes y las obras se dilataron en el tiempo.

La cripta se inauguró en 1911, pero las obras se suspendieron durante la Guerra Civil y se reanudaron, con escasos recursos, en 1939.

A partir de entonces cambian los criterios estéticos y no se considera adecuada una catedral gótica por el contraste que producía en el entorno.

En 1944 la Dirección General de Bellas Artes convocó un concurso nacional para dar una nueva solución arquitectónica, que fue ganado por Fernando Chueca Goitia y Carlos Sidro.

En 1950 se reiniciaron las obras, terminándose el claustro en 1955 y la fachada principal en 1960.

La catedral se inauguró en 1993, por lo que se tardó un total de 110 años en hacerla.

Es la última gran catedral terminada en el mundo, es la única bendecida por un Papa, Juan Pablo II y es de estilo neoclásico…no os perdáis su artesonado y su cripta, merecen mucho la pena.

    Portada Inicio

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *