Ruta Campestre de otoño

Os avisamos, ésta Ruta Campestre tenía todos los mimbres para ser un día para el recuerdo, y así fue, porque menudo día de otoño nos regalaron éste sábado, con una temperatura de 23º, de esas que firmarías para todo el año.

En esta ocasión el madrugar tuvo su recompensa y es que poder conocer recónditos lugares en los que te muestran restos de cinco fortines de la Guerra Civil en un óptimo estado de conservación, no tiene precio.

Si además al terminar este primer tramo de ruta, y para reponer fuerzas, te llevan a un precioso lugar con arboleda para disfrutar de uno de esos aperitivos que solo los puede preparar un experto en la materia como es Cachi, la cosa va subiendo de nivel.

Si después te marcas un suave sendero entre árboles, te llevan a visitar el centro del pueblo de Fresnedillas de la Oliva y tomas contacto con las naves espaciales que adornan su Museo Lunar, el tema sigue mejorando y la mañana toma tintes épicos.

Pero es que lo mejor queda por llegar, y si no que se lo pregunten a nuestr@s parroquian@s, porque nuestro gran chef nos estaba esperando para deleitarnos con algunos de los platos más deliciosos que puedas tomar, previa degustación de unos pinchos espectaculares.

Y para culminar un día extraordinario, no podía faltar nuestra visita al chill-out desde donde apreciar «nuestro mar interior« junto a los amig@s, pasando un delicioso rato que hace que se te olviden todas las penas.

En resumen, momentos de la vida que hay que disfrutar en la mejor compañía, vosotr@s.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *