Ruta otoñal a las Quintas

Qué sensación tan increíble es poder pasear y disfrutar de manera tranquila de dos de las Quintas más espectaculares de la ciudad, La Quinta de los Molinos y la Quinta de Torres Arias.

Esto es lo que sin duda han sentido todas las personas que nos acompañaron en uno de los recorridos más especiales de éste otoño, la Ruta de las Quintas.

Dos sitios espectaculares que solo se parecen en su calificación de Quintas, porque la primera de ellas cuenta con la belleza de un parque integrado en la ciudad, magníficamente estructurado y de gran aprovechamiento.

Un lugar creado para el disfrute de sus propietarios que ya desde hace unos años no son otros que todo aquel que desee visitarlo.

Que además reluce y mejora en otoño al unirse colores verdes y ocres, que crean un atmósfera de tranquilidad que recarga las pilas a tod@ al que allí se encuentra, y que cuenta con una historia digna de contar en un Master de Economía.

Cerca de allí nos encontramos con la Quinta de Torres Arias, todo un lujo para Madrid, un lugar de una belleza increíble, un parque de la naturaleza, en el que te encuentras en libertad.

Un lugar atípico dentro de una ciudad, que te permite pasear sin llegar a notar la presión de lo que tienes alrededor.

Todo un lujazo de parque por descubrir, lleno de rincones y figuras mágicas que sin duda consiguen que la experiencia sea perfecta.

Si a todo esto le unes la brutal historia que atesora tan precioso lugar, logras pasar un rato para el recuerdo.

Las Quintas y el otoño, un tandem perfecto.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *