Archivo de la categoría: Rutas realizadas

Ruta Áticos Gran Vía (II)

Y de repente salió el día perfecto para hacer la Ruta de Áticos de la Gran Vía, si, porque si hay que elegir quién no se quedaría con un día que hace 22º y con un ambiente perfecto.

Si además te llevan a recorrer algunas de los áticos más alucinantes de la ciudad, pues miel sobre hojuelas.

Y eso es lo que hicimos desde primera hora, ir visitando algunas de las terrazas desde donde la perspectiva de la ciudad cambia totalmente y se descubre un nuevo Madrid que incluso llega a costar conocer.

Además, con la suerte de poder observar la Gran Vía desde diferente ángulos y de manera privilegiada.

Sensaciones especiales que hemos podido disfrutar en cada momento tocando el cielo de Madrid en un ambiente relajado, distendido y repleto de anécdotas.

Si a esto le unimos que hemos dado a conocer todos los secretos de la mitología de las alturas, ésta ruta se convierte en un recorrido único que a día de hoy nadie más que nosotros puede ofrecer.

Gran colofón para una temporada increíble, lleno de sobresaltos pero que sin duda nos ha hecho crecer como nunca antes lo habíamos hecho.

Ruta Áticos Gran Vía (I)

Pocos lugares te proporcionan una visión más increíble de Madrid que la que se observa desde sus terrazas, y si no que se lo digan a las personas que nos acompañaron en nuestra Ruta de Áticos de la Gran Vía.

Más de 20 áticos existen hoy en día en la Gran Vía y se hace difícil elegir cuál de ellos tiene la mejor vista porque todos tienen una imagen que los distingue del resto, convirtiéndoles en lugares mágicos.

Además, al situarse en ubicaciones tan distintas, nos proporcionan estampas muy variopintas, llenas de encanto que nos invitan a disfrutar de las vistas a cada momento.

Y es que al haber tantos, hay que conocerlos a todos para conseguir daros a conocer los más espectaculares, que en la mayor parte de las ocasiones no suele ser el más caro ni el que más está de moda.

Si a todo esto le unes las impresionantes figuras que nos vamos encontrando que casi puedes tocarlas, la sensaciones son cada vez más intensas.

Hasta llegar al momento que el atardecer y la mitología se unen para crear la atmósfera perfecta que todo lo impregna y que hace que ese día lo recordemos por mucho tiempo.

Una pasada de ruta, a la altura de los propios áticos, esos con los que casi puedes tocar el cielo de Madrid.

Ruta de los Crímenes

Gran ruta la de éste fin de semana, la Ruta de los Crímenes es una de las rutas más completas, distinta, repleta de anécdotas, con casos sui generis y sobre todo repleta de momentos inolvidables que quedarán grabados en la mente de todas las personas que nos acompañasteis.

Un tema tan peculiar y repleto de morbo tenía que calificarse como ruta de especial interés y vaya si lo fue, porque no dejamos crimen sin contar y averiguación sin resolver.

Una ruta que nos permitió recorrer gran parte del centro de la ciudad y pasar por algunos de los puntos más “calientes” donde se llevaron a cabo crímenes increíbles ahora desvelados.

Algunos de ellos terribles, otros llevados a cabo a lo largo de los años, otros provenientes de nuestra guerra más cruel, la Guerra Civil, otros cometidos por verdaderos profesionales del crimen y hasta algunos muy fuera de lo común llevados a cabo por representantes eclesiásticos.

Y es que Madrid tiene tanta y tan variada historia que en cada esquina descubrimos algún secreto increíble, de esos que no te podrías imaginar y que hacen que podamos descubrir una nueva ciudad a cada paso que damos.

¿Cuánto tiempo más vas a aguantar sin venir a acompañarnos en alguna de nuestras magníficas rutas?

Ruta de las Antenas (II)

Pues si la primera ruta que hicimos fue increíble, qué decir de la segunda Ruta de las Antenas, pues que fue un auténtico placer compartir el día con tod@s l@s que nos acompañasteis.

El campo estaba fantástico y el día, aunque algo difícil, aguantó para salvaguarda las más divertidas fotos, los aperitivos y la comida.

Y es que hacerse una rutita campestre en primavera es sinónimo de disfrute, de relax, de pasarlo bien y de olvidarse de todo aquello que no nos agrada. Si encima no es demasiado larga y bastante fácil…pues miel sobre hojuelas que diría mi abuela.

Oye, que si encima te ponen una comida de lujo acompañada de postre, café y copilla, esto empieza a tener tintes de día perfecto, peeero aún quedaba el último lugar para rematar la faena, nuestro chill out playero particular.

Nuestro mar particular nos esperaban para regalarnos una tarde estupenda que sirviese como colofón perfecto para un día de alucine en la mejor compañía, vosotr@s.

Ruta de las Antenas (I)

Nuevo reto conseguido, un paso más hacia esa cierta normalidad que tanto ansiamos, el recorrido campestre de la Ruta de las Antenas ha supuesto un éxito increíble, y todo gracias a vuestro apoyo y al del cielo, porque nos regaló un día alucinante.

Y es que cuando algo tiene que salir bien, sale todo bien, porque a través de un recorrido sencillo (que no corto) pudimos disfrutar de unos paisajes primaverales como hacía años que no veíamos, con todo a nuestro alrededor de un verde de otras latitudes, disfrutando a cada paso que dábamos.

Pero lo mejor estaba por llegar, porque a nuestra llegada a la mitad de la ruta nos estaba esperando un aperitivo excepcional, con algunas delicatessen propias de un lugar de postín, todo ello acompañado de toda la bebida que cada uno quisiese, para, a continuación, sentarnos a comer en lo más parecido a un restaurante al aire libre que podía estar a la altura de un restaurante con estrella Michelín…o casi.

Menú; caballas en escabeche con verduras, carrilladas al vino, bebida, tarta, café, copas…¿se puede pedir más?

Y ya, bien comido y descansados, nos vamos de vuelta para llevar a cabo la última parte de la ruta que sin duda nos hizo digerir bien tan potente comilona.

El remate del día estuvo a la altura de la ocasión, porque nos fuimos a disfrutar de un lugar único en Madrid, un chillout a la orilla de uno de nuestros mares interiores con una temperatura perfecta que sin duda hizo de éste, un día único y muy especial.

Días como éste son los que nos hacen seguir mejorando y creyendo en lo que hacemos.

Ruta Monumental

Éste finde hemos tenido la gran suerte de poder disfrutar de uno de los recorridos más amenos e interesantes de los últimos meses, la Ruta Monumental.

El entorno de Tirso de Molina, Antón Martín y Atocha descubre al viandante un Madrid totalmente desconocido, repleto de edificios únicos, de historias de alucine y de secretos nunca imaginados.

Lugares repletos de historia que sin duda consiguen que la percepción del barrio sea muy superior a la que uno puede tener antes de ir.

Un recorrido lleno de atractivos en los que hemos puesto al descubierto los grandes secretos que guarda toda la barriada, así como todo el carácter más romántico de una de las zonas con mayor tirón de la ciudad.

Y todo ello, como siempre, regado con humor, anécdotas y curiosidades que hacen que todo aquel que nos ha acompañado en esta Ruta Monumental, haya conseguido pasar una mañana sencillamente espectacular.

Venga, no lo dejes escapar, vente con nosotros a disfrutar de una magnífica experiencia repleta de buen rollo y alegría.

Rutas de las tres culturas

No existe mejor manera de medir nuestra manera de adaptarnos a una situación que tener que sufrir una situación tan extrema como la actual.

Qué complicado es tener que afrontar tantos cambios pero en ello se mide nuestra capacidad para sobrevivir y poder seguir mirando al frente con esperanza y espíritu de superación.

Y eso es lo que estamos intentando hacer, adaptarnos al medio para seguir ofreciéndoos a tod@s nuestras rutas con la mayor garantía y seguridad que requiere el momento.

¿Que solo podemos juntarnos seis personas?, pues en vez de hacer una ruta hacemos cuatro, y así conseguimos que tod@ el que quiera, pueda acompañarnos, tal y como ha sucedido este fin de semana con la Ruta de las Tres Culturas.

Y qué os vamos a contar del resultado…pues que ha sido increíble gracias a vuestro apoyo, a vuestras ganas de querer pasarlo bien y a vuestro sentido de la responsabilidad que ha hecho que todas las rutas se hayan desarrollado sin un solo incidente, disfrutando en todo momento de cada rincón de éste recorrido que nos adentra en ese medievo madrileño para conocer los barrios árabe, judío y cristiano que nos permite ser un crisol de todas las culturas y el respecto que se les debe a cada una de ellas.

Sin duda dos magníficos días en los cuales hemos compartido momentos muy agradables y que nos han servido para disfrutar de esta nuestra nueva normalidad.

Y ya sabéis, mientras contemos con vuestro apoyo y cariño, aquí seguiremos intentando sorprenderos con rincones y momentos mágicos.

Ruta Libertad

Nunca una ruta expresó tan a la perfección el sentimiento que hoy deseamos tener todas las personas que estamos viviendo estos momentos tan complicados, recuperar nuestras libertades.

Un recorrido que expresa la ansiada libertad de todos aquellos que lucharon por ella en la España del siglo XIX, época de la que difícilmente encuentro explicación para saber cómo pudimos superarla.

Y es esto lo que nos debe servir de acicate para mirar hacia delante con la esperanza de que todo esto pasará algún día, tal y como ha sucedido con otros tristes hechos a lo largo de nuestra historia.

Porque en un país con más de 500 años de historia caben multitud de momentos de felicidad, de tristeza, de rabia…pero si algo desea reflejar esta Ruta de la Libertad es precisamente que suceda lo suceda siempre seguimos pa´lante a la espera de tiempos mejores.

Y claro está que esto hay que celebrarlo de la mejor forma que sabemos, tapeando al finalizar la ruta en las mejores tabernas históricas de la zona.

Dos de las mejores y viejas tabernas de Madrid nos recibieron con los brazos abiertos para disfrutar de su excelente bebida y su mejor yantar, todo un placer para los sentidos.

Ya sabéis, al mal tiempo buena cara, esperando que a no mucho tardar podamos ponerle, buena cara al buen tiempo.

Ruta Áticos de la Gran Vía

Pues sí, qué ganas teníamos tod@s de volver a disfrutar de unos lugares tan alucinantes como son los áticos de la Gran Vía, sitios donde la perspectiva de la ciudad cambia de manera mágica, dándote sensación de grandiosidad y de tener Madrid a tus pies.

Han sido dos tardes increíbles en las cuales hemos disfrutado de lo lindo dando a conocer 12 áticos a cual más alucinante. Si a eso le unes que hemos podido subir y disfrutar de la estancia y de las vistas de 4 de ellos, las rutas han escalado al grado de espectaculares.

Y es que poder fotografiar la ciudad desde estos puntos privilegiados proporciona unos paisajes y atardeceres únicos, de esos que quedan en la retina y en el pensamiento por mucho tiempo.

Pero no nos es suficiente con esto, y para completar una ruta sin igual, qué mejor forma que conocer la mitología de todas las diosas que nos hemos ido encontrando a lo largo del recorrido, una manera increíble de amenizar cada momento pasado en las alturas.

Una ruta única y exclusiva de Rutas Alter Matrice, que atesora todo lo bueno para crear un ambiente perfecto en el que todas las personas que nos acompañan sientan que han pasado una tarde fantástica en la mejor compañía y con la satisfacción de haber conocido lugares insólitos que no habían tenido oportunidad de ver con anterioridad.

Ójala que las circunstancias no impidan que podamos volver a ofreceros la oportunidad de que nos acompañéis en alguna ruta más de éste tipo previo a que den por finalizada la temporada de verano.

Nos vemos en la próxima…

Ruta Estación del Norte

Volver, quizás la palabra más utilizada en la actualidad, una palabra que por si misma representa la vuelta a esas rutinas que quizás no supimos valorar en plenitud.

En nuestro caso volver ha significado un maravilloso reencuentro con amig@s a los cuales echábamos tremendamente de menos y es que sentir es el mejor verbo para describir el momento en que volvimos a ver a todas estas personas a las que nos une un grandísimo afecto.

Si, porque este fin de semana nos hemos reencontrado con 34 amig@s (entre el sábado y el domingo) con los que hemos compartido momentos muy agradables que por instantes nos han trasladado una cierta normalidad donde descubrir Madrid resulta un bálsamo perfecto.

Y desde luego que el recorrido estuvo a la altura de lo esperado, porque la Estación del Norte, la Puerta de San Vicente, la Ermita de la Virgen del Puerto y la Casa de Campo nos estaban esperando con los brazos abiertos para aportarnos su magia y su enorme belleza.

Claro está que el tiempo también quiso tener su protagonismo y nos regaló unas mañanas primaverales que nos permitieron disfrutar del recorrido sin sudar la gota gorda.

Todo un lujo dar a conocer una parte de Madrid menos conocida que sorprende con la cantidad de historia que atesora, con el descubrimiento de rincones insólitos, con lugares cuyas vistas sorprenden al más pintao y que hacen que te preguntes qué es lo que realmente conocemos de esta ciudad.

Si a todo esto le añades que no hemos perdido las buenas costumbres de disfrutar de unas buenas tapas una vez acabo tan agradable ruta, pues podemos concluir diciendo que todo éste tiempo no nos ha hecho cambiar, si no en todo caso, mejorar.

Ahora toca disfrutar del verano, peeero prometemos volver a veros en septiembre, con más fuerza, más ganas y con nuevas rutas que nos permitirán enseñaros éste gran Madrid desde todos sus ángulos de una manera amena y divertida.