Archivo de la categoría: Blogs de monográficos

de Madrid al Cielo sky Bar

Por fin, después de una larga espera, volvemos a disfrutar de un edificio emblemático de Madrid, el Edificio España, lugar donde ahora se encuentra el hotel Riu Plaza España.

Tiene 117 metros de altura y es el octavo más alto de Madrid. Su construcción inició en el año 1948 y fue inaugurado en el año 1953. Albergaba un hotel, apartamentos, oficinas y centro comercial, además de una terraza-jardín.

En 2012 cerró totalmente y en 2014 fue adquirido por Wang Jianlin, propietario de Wanda Group, poseedor también de un porcentaje del Atlético de Madrid, de ahí el nombre del estadio Wanda Metropolitano.

Pero mucho ojo con el remozado edificio. Se trata de un hotel de cuatro estrellas y 585 habitaciones cuyo precio de lanzamiento oscila entre los 129 € y los 1.229 € la suite presidencial. Además, cuenta con más de 5.000 m2 para la celebración de todo tipo de eventos distribuidos en 17 salas de reuniones. 

Pero para nosotros lo más llamativo de éste hotel es su increíble ático. Su nombre es De Madrid al Cielo Sky Bar y abrió al público la segunda semana de agosto. Sus vistas son más que sorprendentes y no solo ha pasado a ser la mejor terraza de 2019 sino quizás se encuentre en el top 3 de mejores áticos de la ciudad.

Para llegar a la terraza del Riu Plaza España hay que subir hasta la planta 26 en un veloz ascensor que tarda tan solo 26 segundos en llegar (en el ascensor no veréis la planta 13, ni tampoco hay habitación 13). Al bajar del ascensor accederéis a lo que próximamente será una discoteca que estará abierta desde las 22:00 h hasta las 3:00 h.

El primer impacto visual es cuando sin haber llegado a la azotea del hotel Riu Plaza España veáis a través de los cristales de la planta 26 el «puente colgante” o pasarela que seguro será la más famosa de Madrid y de España. Id hacia las escaleras más cercanas y subid hacia la planta 27 donde realmente se encuentra De Madrid al Cielo (para hacer las fotos de la pasarela podéis hacerla desde la planta 26 o la 28).

De Madrid al Cielo es una terraza con vistas 360 desde la que podéis ver todo Madrid y reconoceréis sus obras arquitectónicas más emblemáticas como el ayuntamiento, las cuatro torres, el Templo de Debod, la Plaza de España (podréis cotillear cómo van las reformas), el Palacio Real y todas las que os podréis imaginar.

Lo más impactante de la mejor terraza de 2019 es su pasarela. Si no tenéis vértigo y sois valientes, os atreveréis a pasar por ella. Es de cristal totalmente transparente y desde ella tendréis Madrid a vuestros pies. Por un lado, veréis la parte interior del hotel Riu Plaza España y por el otro veréis los coches pasar y una panorámica soñada de Madrid.

La terraza del Riu Plaza España, De Madrid al Cielo, tiene dos barras donde os podréis pedir las copas o cócteles que ofrecen en su carta o podéis pedirlos desde la mesa en la que os sentéis a disfrutar de las vistas.

Como podréis imaginaros los precios de las consumiciones no son populares, los refrescos cuestan 4 €, las cervezas desde 5 € al igual que una copa de vino, las copas desde 10 € y todos los cócteles cuestan 12€.

Entre su oferta gastronómica tienen ibéricos, quesos, una selección de conservas y raciones para compartir como ensaladilla, tartar de salmón, gildas de anchoa, burguers, samosas de centollo y degustación de croquetas. El abanico de precios se sitúa entre los 2,50 € y los 23 €.

Para subir el precio es de  5 € por persona antes de las 18:00 h y 10 euros a partir de las 18:00 h de los cuales, en ambos casos, se descontarán 5 € de la consumición que toméis en la azotea. No es necesario reservar para subir a la azotea aunque es preferible que subáis antes de las 19:00 h si no queréis hacer cola, porque controlan el aforo y cuando hay más de 400 personas arriba, limitan el acceso.

Hay un mirador con dos espacios un poco más reservados. Está en la planta 28 desde la que también podéis hacer un recorrido y sentir un poco más de privacidad.

Horario: de lunes a viernes de 10:00 h. a 2:00 h. Fines de semana y festivos de 11:00 h. a 2:00 h. (último paso a la 1:00 h.)

El efecto Ponzaning

Ponzaning: palabra que define la eclosión de una barriada, creado hace años por los restauradores de la zona para referirse a la acción de tomar el vermú, comer, cenar o beber en esta calle. “Hacer un ponzaning es una moda, una filosofía, compartir, beber, comer, reír…”

De esta manera podríamos definir el punto al que ha llegado el éxito sin precedentes de la calle Ponzano, la cual aglutina en poco menos de un kilómetro, la friolera de 72 bares, ocupando éstos uno de cada dos locales existentes en la calle.

Y es que desde que das el primer paso en la calle ya te empiezas a encontrar bares para todos los gustos, desde los más tradicionales a los más cool, desde las bebidas y comidas más simples a los platos más sofisticados, una increíble oferta adaptada a toda persona mayor de edad.

Es difícil establecer el momento exacto en el que Ponzano empezó a convertirse en un potente polo de atracción, pero Sudestada marcó un hito. En 2005, este restaurante abrió sus puertas en el 85 de Ponzano, una vía que contaba con tradición tabernera, pero fuera de las zonas más concurridas de la capital. Enseguida, se convirtió en un lugar imprescindible y muy recomendado.

En 2013, aterrizó en la vía la Academia de Despiece y su original Sala de Despiece (una mezcla de cena y masterclass de gastronomía). Dos años después abrió La Contraseña y en 2016 la calle se consolidó al convertirse en parte de las fiestas del Carmen (una tradición en el distrito que este año se celebran del 5 al 14 de julio).

Las tapas son quizás las grandes protagonistas en esta ya considerada «gastostreet«, de modo que nada como degustarlas en estos bares seleccionados y darle un gusto al paladar en estos restaurantes.

Es alucinante ver que encima, en algunos de ellos, los que están más de moda, se hacen colas para entrar, y eso que los precios distan mucho de ser populares, pero ya se sabe, antes muerto que sencillo.

Eso si, nosotros, como fieles defensores de aquellas Tabernas de antaño, seguimos disfrutando de bares como El Doble, El Bar Ponzano o la Taberna de Alipio Ramos.

Siendo sinceros y partiendo de que nosotros huimos de las aglomeraciones y de los sitios chips, os recomendamos que no perdáis de vista los bares y tabernas de la calle principal, Santa Engracia, son una pasada, no están tan masificados y existe una gran variedad de oferta gastronómica de primer nivel.

Ático SKY 44

Un gran descubrimiento os espera

Qué sería un verano sin nuestras recomendaciones de áticos, llevamos 6 años con vosotr@s y estos post cada vez nos los demandáis más, así es que, dicho y hecho, vamos a informaros de lo más granado de este año.

Recientemente me hablaron de un ático que se salía de lo común, dígase, que no estuviese en la azotea de un gran hotel. Me comentaron que tenía unas vistas excepcionales de la Gran Vía, Callao, de los tejados de Malasaña y desde el que se llegaba a ver la City madrileña, se trataba del Ático SKY 44.

Pues allá que me fui a investigar, me presente en el portal del nº 44 de Gran Vía y ya empecé a alucinar, un portal sobrio y bastante cutre, de esos que ya no se dan en esta calle. Al final del pasillo me encuentro con un ascensor de esos antiguos en el que pone en grande «MÁXIMO 4 PERSONAS»…buff, parece que esto no pinta demasiado bien, pero allá que me monté y le dí al botón de la última planta.

Aun con lentitud y cautela el ascensor llegó, abrí la puerta, subí un pequeño tramo de escaleras y como si de una peli se tratase, apareció ante mi un nuevo mundo, una terraza moderna, equipada, no muy grande pero acogedora, con espacio acondicionado y dos terrazas, una a cada lado de la azotea.

La terraza de la parte izquierda es pequeña pero coqueta, con unas vistas increíbles de Madrid, se divisa en primer término los tejados de Malasaña tal como un pueblo fuese, y luego van expandiendo las vistas hasta las Cuatro Torres, todo un espectáculo.

En la parte central se encuentra el ático acondicionado donde se está de perlas, sobre todo cuando el calor aprieta de verdad, además sin menosprecio a las vistas porque tiene ventanales que permiten seguir observando el cielo de Madrid.

Pero sin duda la parte más espectacular es la azotea de la parte derecha, es más grande y sus vistas son increíbles, con Callao y Gran Vía a vuestros pies, con unas imágenes nunca vistas de los edificios de alrededor, todo un lujo y sin agobios.

Y si a todo esto le unimos que es una terraza donde los precios son bastante moderados, que se puede comer algunas cosas que merecen la pena, que abren desde las 8:00 h…se convierte en un lugar muy especial que os recomendamos de verdad.

El Jardín de Diana

Aprovechando que sigue el veranito vamos a intentar sacarle provecho hasta el último momento.

Hoy queremos presentaros un sitio que se encuentra a la altura de los dioses, disfrutando del sol y de la fiesta, se llama El Jardín de Diana, el gran secreto que esconden las azoteas de la Gran Vía.

Y es que incluso llegar hasta este peculiar Olimpo tiene sus encantos. Sólo diremos: busca el selfie spot y, por supuesto, utilízalo; encuentra también el agujero causado por una bomba de la Guerra Civil; y trata de llegar a la última planta sin tomarte un vermut en su bar de la primera planta.

Pasadas estas tres pruebas en el interior del hotel Hyatt Centric de Madrid, llegarás, al fin al magnífico ático que hoy os proponemos.

Aquí todo nos abre las puertas al reino de los dioses. Nos reciben dos torreones que lideran el espacio (puedes reservar cualquiera de ellos para eventos privados) pero, sin duda, la gran protagonista es Diana (y su arco y su jauría de perros, cazadores como ella), que apunta al otro lado de la Gran Vía al corazón del fénix que trata de raptar a Endimión (el amado prohibido de Diana). 

Esta escultura del amante prohibido está situada en la parte más alta del edificio de enfrente, que alberga la cadena SER, creando un diálogo entre estos dos personajes ubicados a ambos lados de la Gran Vía.

Pero volvamos a lo terrenal, una original propuesta de cócteles con nombres tan de este universo onírico como:

  • el Ataque del Fénix (Bourbon infusionado con bacon, vodka, zumo de tomate y Bloody Mix Ahumado),
  • Diana Spritz (Italicus, Galliano, Cava, Tónica Aegea),
  • El Escondite (Licor de chocolate especiado, tequila, dry curaçao, licor de café y espuma de aguacate) o
  • Jauría (Tequila, mezcal, zumo de pomelo, Shrub de mango, sirope spicy y bitter habanero).
  • Selene, bonito y ligero con una interesante mezcla de sabores. No te dejes engañar: a pesar de lo edulcorado de su presentación, no resulta para nada dulzón. 

A estos tragos propios del Olimpo, se unen las sesiones musicales que tienen lugar los jueves, viernes y sábados y que van variando de estilo para ofrecer al visitante una experiencia redonda. 

El Jardín de Diana

Calle Gran Vía, 31, 28013 Madrid.

De lunes a domingo durante los meses de verano de 16:00 a 2:00 de la noche

Juan de la Cierva y Codorníu

Hoy os presentamos uno de los inventores de mayor renombre a lo largo de nuestra historia, Juan de la Cierva y Codorníu.

Nació en Murcia el 21 de septiembre de 1895, hijo de un político y nieto de un ingeniero, a De la Cierva siempre le interesó volar. Cuenta su hija que ya de joven lanzaba en el parque del Retiro de Madrid aparatos que él mismo construía y que irremediablemente se estrellaban contra el suelo.

De adolescente, fundó con dos amigos una sociedad que bautizó como B.C.D. (las iniciales de sus apellidos), y a los 16 años construyó e hizo volar en el aeródromo de Cuatro Vientos, en Madrid, un biplano con un motor de 50 CV, apodado el Cangrejo. Unos años después, su segundo modelo, esta vez un monoplano, sufrió también sus pruebas: el aparato nunca logró volar con la eficacia del anterior. 

En 1919 terminó la carrera de ingeniero de Caminos (por entonces, no había una formación específica para ingenieros aeronáuticos), y presentó como proyecto de fin de estudios un nuevo biplano con tres motores y hélices motoras. En las pruebas, el piloto Julio Ríos sufrió un accidente sin que sufriera daños, pero sí destrozó el aparato y dejó en la mente de De la Cierva una gran impresión.

Empezó entonces a pensar en cómo podría crear un sistema de vuelo que no viese comprometida la seguridad cuando disminuyese la velocidad, ya que era en los momentos previos al aterrizaje, al ir los aparatos más despacio, cuando se producían la mayoría de las caídas. El resultado fue su primera aproximación al autogiro, una nave con una hélice frontal y en la que las alas fueron reemplazadas por palas giratorias que seguían en movimiento aunque la velocidad disminuyese. 

Lo patentó en 1920 y realizó varias modificaciones hasta que el cuarto modelo, que llamó C-4, consiguió sobrevolar el aeródromo de Getafe el 17 de enero de 1923.

Ese mismo mes llevó a cabo otra prueba con éxito en Cuatro Vientos: despegó en una breve carrera, voló a unos 100 kilómetros por hora y también a velocidades muy lentas y volvió a aterrizar en vertical. El año siguiente, el ejército comenzó a producir autogiros (modelo C-6), y su presencia en la IX Exposición Aerodinámica de París despertó el interés de gobiernos extranjeros por sus diseños. 

El 18 de septiembre de 1928 fue un gran día para De la Cierva. Esa tarde, «a las 16 y 16», como contaba el periódico ‘ABC por entonces, su aparato aparecía por el horizonte en el aeródromo de Le Bourget, en París, donde un montón de periodistas y fotógrafos esperaban para inmortalizar el momento en que su autogiro aterrizase, tras cruzar por primera vez el Canal de la Mancha. «El autogiro dio una gran vuelta por encima del aeródromo, pasando a gran velocidad. Después subió un poco y, a 150 metros de altura, paró el motor. Entonces, el aparato comenzó a descender verticalmente, deteniéndose unos momentos en el descenso para reemprenderlo instantes después. Y suavemente, sin ningún incidente, el autogiro se posó en tierra», recogía el cronista de la época.

Así cumplía el sueño de parte de su vida, según reconoció él mismo. «Durante años, no he hecho otra cosa que trabajar en él para convertir en algo práctico aquel aparato en que comencé mis experimentos en 1920».

Desde el año 2001 el Ministerio de Educación otorga un premio nacional con su nombre para proyectos que han destacado en el proceso de transferir tecnología de los laboratorios a las empresas

Los meses previos al golpe militar, Juan de la Cierva se encontraba en Inglaterra. Desde allí, a principios de julio de 1936, asesoró a los golpistas en el alquiler de un avión, el ‘Dragon Rapide’, que habría de llevar a Franco desde Canarias hasta Tetuán para tomar el control de las tropas del norte de África, un vuelo que los cronistas del franquismo denominarían como «histórico». 

Irónicamente, el ingeniero e inventor murió en un accidente de aviación poco después el 9 de diciembre de 1936 en Croydon, el avión en el que volaba de Londres a Amsterdam se estrelló en el aeropuerto, durante la maniobra de despegue.

Azotea de Casa Suecia

Hooollaaa chic@s, venid, acercaos que os voy a contar un secretito sobre un ático de esos cuyas vistas de Madrid nunca olvidareis, os voy a hablar de la Terraza de CASA SUECIA.

Éste ático de dos plantas situado en la undécima y duodécima planta del mítico HOTEL MELIA SUECIA que data de 1956, fue la última residencia del escritor norteamericano Ernest Hemingway en Madrid, y entre su clientela también estaban el revolucionario Che Guevara, Julio Cortázar y Ernesto Sabato.

Y es que este modernizado hotel sorprende por su acertada renovación. Sirva como ejemplo el ascensor exterior que lleva a la espectacular azotea de Casa Suecia, una coqueta terraza en las alturas con inigualables vistas panorámicas de 360 grados a todo el centro histórico de la capital.

Este espacio único nos propone comer, bailar o tomar un cóctel premium mientras disfrutamos de las puestas de sol. La terraza cuenta con dj’s residentes y ofrece un completo brunch que no deja a nadie indiferente.

Pero si tienes miedo a las alturas, la propuesta de ocio de Casa Suecia no termina aquí. En los subterráneos del hotel, la COCTELERÍA HEMINGWAY, a la que se accede de forma clandestina a través de los baños, cuenta con rincones especiales y privados que invitan a respirar el ambiente de un club de los años 50.

Está situada en el pleno centro de Madrid con dos estaciones de metro cercanas, la de Sevilla y Banco de España. Un enclave único en pleno corazón de la ciudad madrileña.

Para nosotros es, sin duda, uno de esos lugares mágicos de Madrid.

CASA SUECIA
Dirección: Marqués de Casa Riera, 4 (Banco de España)
Teléfono: 91 051 35 92
Horario: de lunes a domingos de 12 h a 1 mad.
Precio: Cócteles, 13 €. Brunch, 40 €

6 excelentes piscinas naturales

Chic@s, yo no sé vosotr@s pero lo que soy yo estoy que derrito de calor, y es que agosto está cumpliendo a la perfección con su condición de mes cálido y sofocante.

Así es que viendo que esto no remite me puesto manos a la obra para ponerme a refresco, eso sí, nada de piscinas que se saturan y no hay quien esté, me he buscado 6 piscinas naturales que son una auténtica pasada y que las quiero compartir con tod@s vosotr@s:

  1. Piscina natural en Navaluenga:

Perfecta para ir a pasar el día, la tienen muy bien acondicionada con cesped y duchas, el río Alberche se apresa a la altura de Navaluenga y es una gozada pegarse un baño. Además, está situado dentro del pueblo, por lo que puedes acercarte sin problema.

2. La Charca de la Nieta (Piedralaves):

Un lugar de lo más agradable en un entorno incomparable, Piedralaves es uno de esos pueblos que cada rincón te sorprende y del que te enamoras de su vida y actividad.

3. Garganta Eliza (Pedro Bernardo):

Todo un lujo de piscina natural situada en uno de los pueblos más bonitos del Valle del Tietar, Pedro Bernardo, llamado el Balcón del Tietar, un lugar para disfrutar del lugar y su entorno.

4. Piscina natural de Villarejo del Valle:

Situada en la garganta del Prado de Tablada, nada más pasar Villarejo en dirección San Esteban del Valle (AV-P-706), veremos a la derecha esta piscina natural de praderas de césped en pendiente, agua fresquita y chiringuito en la otra orilla, donde tomar unos botellines con tapas de la zona (patatas revolconas o migas) y comer a mesa puesta (siempre que hayamos reservado, cosa que os aconsejo hagáis si vais en fin de semana).

5. Piscina natural del Charco del Risquillo y del Charco Verde:

El pueblo de Guisando tiene junto al casco urbano la piscina natural Charco del Risquillo, con chiringuito incluido, pero si queremos una poza más asilvestrada debemos seguir un kilómetro arriba por la carretera del camping.Allí encontraremos de nuevo el río Pelayos represado y convertido en El Charco Verde.

6. Presa de la Pinara (La Adrada):
Situado en el pueblo de La Adrada en pleno Valle del Tietar, es un lugar estupendo para pasar un día refrescante en un paraje natural que sin duda os hará que repitáis.
Espero que os guste y que las disfrutéis.

VOC 1602

Noche de verano en Madrid, mucho calor y ninguna gana de sufrirlo en casa…pero ¿dónde voy?, pues la verdad es que oferta no falta en la metrópoli.

Pues nada, me vengo arriba y me lanzo en la búsqueda de algo original, distinto, atrayente y de repente encuentro un lugar llamado VOC 1602, un concepto que aúna gastronomía del mundo, coctelería clásica, destilados Premium y Champagne bar.

Su fachada es bastante original, cuenta con una terraza exterior que aun no siendo demasiado amplia, está bastante curiosa, pero sin lugar a dudas donde el local gana enteros en su interior, con una decoración moderna inspirada, como su nombre indica, en un bodegón al estilo de la Compañía Neerlandesa de las Indias Orientales.

Con una llamativa estética vintage que mezcla el mobiliario industrial con aires orientales y toques polinesios, Voc 1602  cuenta con varios espacios diferenciados en los cuales puedes comer, tomar una copa o disfrutar de un rincón con decoración muy original. Presumen de no ser ni un bar, ni un restaurante, ni un gin-club. Y lo cierto es que es todas esas cosas juntas.

Se puede comer algo a cualquier hora del día. desde una sabrosa ensalada, una original hamburguesa o la mejor carne a la parrilla. La famosa hora del vermut lo tiene como templo los miércoles. Como les encanta el café, disponen de una carta deliciosa para pasar la tarde con la taza en la mano.

En mi opinión, lo mejor de éste sitio es su decoración y sus cocktels, para mi la comida no pasa de ser normal y como ya imaginareis los fines de semana se llena hasta la bandera lo que hace que se retrase bastante el servicio.

Aaahh, ya que estáis por la zona, si después de cenar os apetece algo más de marcha, pared con pared está Kerala Fusion, un local con atmósfera india, música en directo, conciertos de flamenco y sesiones de DJ hasta altas horas de la madrugada, todos los días de la semana.

  • Género: Bar de Copas-Restaurante
  • Dirección: Orense, 70
  • Teléfono: 91 504 70 94
  • Horarios: Todos los días de 15.30 h. a 2.30 mad
  • https://www.facebook.com/voc1602madrid/ 

The Mint Roof

Hoy os vamos a presentar uno de esos áticos de media tarde que sin grandes pretensiones hacen las delicias de tod@ el que lo visita, nos referimos a The Mint Roof .

Éste ático situado en el nº 10 de la Gran Vía en el Hotel Vincci The Mint, es una terraza decorada con buen gusto y tiene una oferta gastronómica y de bebidas variada y sofisticada.

Por supuesto cuenta con buena música, unas vistas excelentes y un foodtruck…

Si si, habéis oído bien, han subido una furgoneta a la azotea y ahí está, sirviendo comida callejera de todas las partes del mundo. Esta furgoneta la trajeron directamente de Francia para darle el punto más original a esta bonita terraza.

La decoración está basada en elementos en madera, textiles en azules y verdes y muchas plantas aromáticas, en donde destaca la menta (por aquello del nombre). Mantiene un aire fresco muy en consonancia con el hotel que la alberga, los cuales fomentan ese ambiente social de encuentro con los amigos y de relajación en el centro de la ciudad.

Vincci The Mint es un hotel bastante especial, pretende generar rincones donde favorecer la socialización, un ejemplo de ello es el ático y otro, la recepción, que es directamente un bar donde realizas todas las gestiones de tu estancia. 

The Mint Roof abre a las 17 h., hora un tanto temprana, pero lo sabe aprovechar bien porque ha introducido el tardeo para poder cubrir a la perfección esas primeras horas de la tarde.

Para empezar con fuerza la semana, de lunes a miércoles son los días con más actividad en su foodtruck, cuando ofrecen platos de cocina callejera de distintas partes del mundo para comer con las manos, desde hamburguesas, bocadillos y focaccias a dim sum, tablas de quesos, ensaladas, nachos mexicanos, rollitos vietnamitas o crudités.

De jueves a sábado, abre el tardeo se vuelve más exclusivo, con un cóctel y una tapa creada para la ocasión, que se suman a la oferta gastro habitual.

Todo deriva en la llegada de La Hora Fresca, ese momento en el que el sol decae, la noche se abre paso y que ellos celebran con un toque de campana y un chupito de menta, mientras suena la música. 

Hotel Vincci The Mint. Gran Vía, 10
Horario: De lunes a domingo. De 17:00 a 24:00 h
(Del 01 de mayo al 31 de Octubre)
Tel: +34 91 203 06 50
themint@vinccihoteles.com

Ginkgo Skybar

Vaya vaya, la propuesta que os traemos hoy, desde luego no os la podéis perder…

El otro día me comentaron que habían abierto un nuevo ático espectacular de estilo neoyorquino en Madrid en Plaza España, en el Hotel VP Plaza España Design, así es que nada, para allá que nos fuimos.

La primera sensación al ver el exterior es que es un edificio rompedor, de esos que o te gustan por lo novedoso de su arquitectura o lo pones a caer de un burro, yo me reservo mi opinión. El interior es todo un espectáculo, da aspecto de grandiosidad y de un diseño bastante sofisticado obra del Studio Gronda.

Eran las 20:30 h., subimos a la planta 12 en un ascensor con capacidad para 21 personas  y al salir de allí, sinceramente os tengo que decir que fue todo un espectáculo, un lugar, un espacio y unas vistas que te dejan embobado. nos encontramos con Ginkgo Skybar, un ático de 280 m2 al cual no le faltaba detalle. Se compone de dos espacios:

Una terraza interior con vistas panorámicas, dos barras de coctelería y su acogedor restaurante también con vistas. Posee un diseño retro, cosmopolita y chic, que ofrece una gastronomía mediterránea, japonesa y de fusión, sencillamente encantandora.

Los platos son todo un gustazo, desde la Ensalada vietnamita de mango, anacardos y langostinos, pasando por las Alcachofas fritas, sal de jamón y jugo untuoso de ibérico o los Huevos rotos rotos de atún al estilo “Lucio” con arroz del Delta del Ebro, sin olvidarnos de la suculenta Terrina de rabo de toro y foie con chips de verduras, platos originales, bien presentados y de calidad.

Una terraza exterior de alucine total, en la cual disfrutamos de un atardecer muy especial apreciando de una manera muy singular de las gratísimas vistas de la Plaza de España y el Palacio Real en una ubicación privilegiada.

En este área se encuentra la piscina, que tela con ella, desde allí se puede apreciar la caída libre que tiene hasta la cuarta plata y que, desde otros espacios del hotel se ve una espectacular obra de 36 metros diseñada por el estudio de diseño y arquitectura Cuarto Interior.

Y si por si esto fuera poco, cada miércoles por la noche Gingo Sky Bar se convierte en una sala de jazz y las cenas y copas son amenizadas por este sensitivo género musical. De 21:00 h a 00:00 h. podréis disfrutar de este planazo.

De jueves a domingo, a partir de las 00:00 h, el restaurante se transforma en discoteca para darle la bienvenida al fin de semana y a la buena fiesta.