Rooftop Le Tavernier

Siiii, lo sabemos, el verano no es verano hasta que no aparecemos nosotros por aquí informándoos de algunos de esos áticos de imprescindible visita a lo largo de una de estas noches que haga más llevadero el clima sahariano que venimos sufriendo.

En esta ocasión os queremos presentar uno el cual hemos visitado veces y siempre hemos quedado con buen sabor de boca, hablamos del Rooftop Le Tavernier.

Por éste nombre podríamos pensar que éste es un refinado lugar propio del centro de París, pero nada más lejos de ello, porque es el hermano pequeño de un local con el mismo nombre en A Coruña, un pub situado en la Marina y cuya historia se inspira en un marinero que, tras décadas de viajes, ha traído a su tierra las mejores recetas y los barriles de las mejores bebidas espirituosas.

Esta terraza se inauguró en 2021. Está ubicado en el número 34 de Gran Vía, entre Primark y Callao, y se entra por calle de Mesonero Romanos 13 (hotel INNSiDE by Meliá Madrid Gran Vía).

Se localiza en la 8ª planta del Hotel, terraza con excelentes vistas de la capital, para compartir con amigos y familiares snacks, platos marineros con productos gallegos y buenos cócteles.

El local mide 500 m2, siendo así uno de los más extensos de Gran Vía, y propone lo mejor de la cocina gallega. Pese a su vocación cosmopolita, Le Tavernier ha querido incluir en su propuesta platos tradicionales como la Mini tortilla de Betanzos, Croquetas de jamón ibérico y de cigala o Patatas bravas con alioli. Aunque lo que más triunfan son, por este orden, su versión del castizo Bocata de calamares, que en esta taberna portuaria se elabora con finas tiras de calamar, pan de cristal prensado y alioli de ajo negro -el resultado se sale-; y su fabuloso Bocata de carrillera de vaca gellega, que se ofrece en pan de brioche, salsa de mostaza antigua y cebolla roja. 

Además, Le Tavernier propone una amplia carta de coctelería, y se podrá disfrutar en zonas muy diferentes (mesas altas y bajas, zonas de degustación y un reservado «secreto» para 18 personas).

Hay también multitud de vermuts, vinos y, cómo no, cervezas de la marca más reconocida de Galicia, que cuenta con una barra propia donde exhibe todo su catálogo de birras.

La intención es que la terraza sea un destino idóneo para cualquier momento del día, tanto si queremos acercarnos a tomar el aperitivo como para disfrutar cóctel en mano de las plácidas noches de verano. En este último caso, estad atent@s porque en el pequeño escenario que ocupa el centro de la terraza se suceden a diario pequeños conciertos y sesiones de DJs que harán más increíble, aún si cabe, nuestro paso por este oasis portuario.

Un lugar francamente agradable que a todo lo comentado une unos precios ajustados (para ser un ático) y del cual se puede disfrutar a diario desde las 17 h hasta la 1 h.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.